¿Qué te provocan las frases positivas que invaden las redes sociales?

Lo de las frases positivas no es nada nuevo pero es cierto que de un tiempo a esta parte, debido al boom de las redes sociales, han empezado a crecer como la espuma. Se trata de mensajes del tipo: «Tú puedes con todo», «Sonríe, vale la pena ser feliz», «Piensa en positivo», «La felicidad no viene de fuera, nace de dentro», etc. ¿A quién no le llega al menos una al día a través de Facebook, Twitter o el WhatsApp? Suelen ser textos escritos acompañados muchas veces de imágenes atractivas de tiernos bebés, animalitos o gente feliz en general. A mí me llegan varias al día y sí, soy de las que si me tocan el corazoncito las comparto, «retuiteo», «guochapeo» o lo que sea que haya que hacer para divulgarlos. Si a estas frases les añadimos una estética acertada como la que presentan «Mr Wonderful» en sus libros, tazas, pósters, agendas y otros productos que comercializan (a mí personalmente me encantan), el éxito está asegurado.

Frases positivas

Me viene a la cabeza otro ejemplo de mensaje motivador del que ya tenemos mil versiones: «keep calm and…». El póster original decía: «Keep calm and carry on» («mantén la calma y sigue adelante») y lo lanzó el gobierno británico al inicio de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de animar a la gente ante la inminente amenaza de invasión. En aquella época no tuvo mucha difusión (seguramente porque no existía internet;)) pero hoy en día ya nos hemos asegurado de sacarle partido.

Frases positivas

La semana pasada, hablando de este tema con un amigo, me hizo un comentario que ha dado pie a que escriba esta entrada. Me decía: «Estoy hasta los huevos de las típicas frasecitas de buen rollo que te llegan al móvil o a las redes y que lo único que hacen es recordarte que tú estás jodido» (Perdonad el lenguaje pero son palabras literales de mi amigo y no quería quitarle fuerza al mensaje). Esta frase me hizo pensar y salir de mi propia manera de percibir estos mensajes y darme cuenta de que probablemente, mi amigo no es el único que piensa de esta manera.

LLevo muchos años dedicándome al mundo de la Psicología y el crecimiento personal y, a través de la evolución que he podido ver en mi modo de percibir la realidad y la que veo en mis clientes, puedo decir que hay palabras o mensajes que te tocan, te hablan directo al corazón, provocan en ti una emoción positiva, negativa o puede, incluso, que no te provoquen gran cosa. Esto es algo muy subjetivo y pienso que esos mensajes positivos son aceptados por nosotros si vemos que detrás hay algo con lo que nos identificamos o creemos que son verdad para nosotros de alguna manera. Puede también que ahora no estemos en el punto que el mensaje transmite pero al menos, lo veamos como una posibilidad más o menos cercana en el tiempo.

Sin embargo, cuando estos mensajes son percibidos como algo ajeno a nuestras vidas actuales y vemos que poco podemos hacer para alcanzar ese estado positivo del que nos hablan, pueden provocar más rechazo y malestar que aceptación. Esos mensajes en vez de en una fuente de motivación, se pueden convertir en una especie de recordatorio de lo que no tengo, de lo que probablemente me gustaría alcanzar y, sin embargo, pienso que no tengo recursos para ello o que ni siquiera tengo la posibilidad de obtenerlos por mí mismo porque pienso que mi vida depende de los demás, de las circunstancias, de la «suerte» que me haya caído en gracia. También podría ser simplemente que estos mensajes te resulten excesivamente empalagosos con independencia de tu estado de ánimo original, o que simplemente estés empachado con semejante bombardeo de positivismo.

¿Qué piensas tú realmente de estas frases motivadoras? ¿Son para ti una fuente de inspiración? ¿Te ponen las pilas? ¿Te provocan rechazo? ¿Te dan exactamente igual?

Yo voy a compartir mi opinión. El por qué estas frases son importantes para mí:

1.- Refuerzan mi creencia de que soy yo la que construyo mi destino. Me recuerdan la importancia de vivir con un propósito en mente y de que es mi actitud y mi estado mental los que me conducen a conseguir mis objetivos y el tipo de vida que quiero para mí.


Frases positivas

2.- Suponen una fuente de motivación en los momentos de desánimo, miedo e incertidumbre. Me permito a mí misma sentirme así de vez en cuando pero sin dejar que se convierta en un estado habitual que me aleje de mis objetivos. Una frase como «no pierdas un solo día sin acercarte a tu sueño» puede hacer que mi estado de ánimo se ponga a tono para centrarme en la importancia de las pequeñas acciones de cada día para conseguir lo que me proponga.

Frases positivas

3.- Cuando las frases viene de personas que han conseguido sus propósitos, me recuerdan la premisa de que «si otros lo han conseguido, ¿por qué no lo voy a hacer yo?»

Frases positivas

4.- Muchas veces, simplemente me sacan una sonrisa y hacen que me sienta bien, por lo que ya creo que eso es una razón suficiente para que aprecie su valor y el hecho de que alguien a quien probablemente le habrá sacado también una sonrisa, la comparta conmigo.

Frases positivas

Seguramente los factores por los que hay grandes afortunados que cuentan con un enfoque positivo hacia la vida vienen de diversas fuentes: haber crecido en un ambiente con ese tipo de creencias, haber tenido experiencias que hayan fortalecido esa visión, una capacidad natural para enfocarse en lo positivo…¡lo que sea! Al mismo tiempo, hay otras personas que sin partir de este enfoque inicialmente han buscado la manera de llegar a él. Han transformado su visión de la realidad a través de trabajo personal, bien con ayuda profesional, a través de libros especializados, de cursos o talleres, de la observación de otras personas con esa visión… Y esta es la gran noticia: podemos ganar poder sobre nosotros mismos y entender que en la vida, nuestros resultados vienen dados por nuestras acciones que, a su vez, dependen de nuestra manera de pensar y sentir sobre los acontecimientos. Creo que cambiar esta visión es posible, siempre y cuando uno se haga consciente de lo importante que es hacerlo y quiera esforzarse para conseguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *