Cómo ayudar a un familiar con ansiedad

Claves para saber qué hacer y qué no hacer cuando un ser querido padece de ansiedad

Introducción

La ansiedad es una respuesta normal ante situaciones que podemos percibir como una amenaza para nosotros. Todos experimentamos ansiedad ante determinados retos de la vida. Sin embargo, puede derivar en algo muy problemático para una persona cuando interfiere con su vida diaria. Cuando la ansiedad se vuelve excesiva o persistente, puede convertirse en un trastorno de ansiedad. Estos trastornos afectan a millones de personas en todo el mundo, y pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes los padecen y las personas de su entorno.

Los trastornos de ansiedad siguen siendo los trastornos mentales más comunes, afectando a más de 301 millones de personas en 2023, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y según el Ministerio de Sanidad, se estima que el 6,7% de la población española padece un trastorno de ansiedad. Todo esto nos indica que se trata de un problema de salud muy frecuente y seguramente, alguna de las personas de tu entorno inmediato, puede que lo esté padeciendo. Si es así, si alguno de tus familiares o amigos sufre de ansiedad, es importante que sepas cómo ayudarlo, qué podrías hacer y que no deberías hacer para facilitar su bienestar y recuperación. 

Consejos para ayudar a un familiar con ansiedad

Escucha y ofrécele tu apoyo

Aunque no seas un experto en la materia y, por supuesto, no puedas sustituir a un profesional de la salud, el escuchar a tu familiar o amigo con atención y sin juzgar, le va a ayudar muchísimo. Hazle saber que estás ahí para él o ella y que, aunque te cueste a veces entender cómo se siente o comporta, en ti va a encontrar un apoyo incondicional. Pregúntale cómo puedes ayudarlo, ya que no a todas las personas les gusta recibir apoyo de la misma manera. Hay personas que prefieren que les dejen más espacio para procesar sus dificultades, y otras que se sienten mejor con un acompañamiento más cercano. Estaría bien que te ofrecieses a ayudarle con cosas prácticas como tareas de la casa o haciéndole algún recado.

Aprende más sobre la ansiedad

No es nada fácil comprender bien cómo otra persona puede sentirse si no lo hemos experimentado nosotros en primera persona. Es más fácil empatizar con otros y entender su situación cuando hemos vivido algo similar. Por tanto, si en tu caso no has experimentado niveles de ansiedad tan limitantes como los del familiar o amigo al que quieres ayudar, informarte y aprender más sobre el tema, te puede ayudar a acercarte más a él y que se sienta más comprendido. Te invito a que leas mi artículo “Qué es la ansiedad” para saber más sobre qué esta condición, sus síntomas, causas y posibles trastornos. Los vídeos de mi canal de Youtube sobre la ansiedad, te ayudarán también a conocer más sobre el tema.

Anímale a buscar ayuda profesional

Si la ansiedad de tu familiar es grave o interfiere con su vida diaria, es importante que busque ayuda profesional. Tendemos a pensar que podemos solucionar las cosas por nosotros mismos, pero lo mismo que acudimos al médico cuando nos ponemos enfermos o tenemos una dolencia física, deberíamos acudir a profesionales de la salud mental, psicólogos y psiquiatras, ante problemas que afecten a nuestro bienestar psicológico y emocional. Si la ansiedad se ha convertido en un obstáculo en la vida de tu familiar o amigo, va a necesitar de ayuda profesional para mejorar su situación. Por mucho que tu quieras ayudarle, no vas a poder sustituir a un profesional especializado en trastornos de ansiedad. Puedes ayudarlo a encontrar un terapeuta o un psicólogo que pueda brindarle la atención que necesita e incluso acompañarlo a sus citas si lo desea.

Ayúdale a potenciar un estilo de vida saludable

Un estilo de vida saludable puede ayudar a reducir los síntomas de ansiedad. Puedes animarle a comer una dieta saludable, acompañarle a hacer algún tipo de actividad física, a dar paseos por la naturaleza o simplemente hacerle compañía cuando lo necesite. Potenciar las relaciones sociales en este momento es crucial, ya que a veces, la persona con altos niveles de ansiedad puede tender al aislamiento y a evitar situaciones difíciles para ella, lo que podría empeorar su situación.

Sé paciente y comprensivo

Suele resultar más fácil ayudar a alguien con una enfermedad física que con un trastorno psicológico. A veces aceptar que tu familiar o amigo tiene un problema psicológico es complicado, ya que los síntomas no son tan evidentes y pueden confundirse con una falta de voluntad por parte de la persona para comportarse de otra manera, o una forma de querer llamar la atención. Por esta razón, muchas personas que padecen un trastorno de ansiedad suelen sentirse incomprendidas por su entorno inmediato, que no llega a entender el alcance real de su dolencia. La recuperación de la ansiedad lleva tiempo y entender esto, te puede ayudar a relajar tus expectativas respecto a que la situación cambie y tu familiar vuelva a ser el mismo en un corto periodo de tiempo. Celebra sus pequeños logros y apóyalo en los momentos difíciles.

Qué NO hacer con un familiar con ansiedad

Minimizar o invalidar sus sentimientos

Frases como «eres un exagerado», «eso nos pasa a todos» o  “deberías calmarte», pueden ser muy hirientes y hacer que la persona se sienta incomprendida

Presionarle para que "se ponga bien" o haga cosas para las que no se siente capaz en este momento

 La ansiedad es una condición real y no se puede superar simplemente con fuerza de voluntad. Decirle a tu familiar que «se deje de preocupar» o que «tiene que ser más fuerte» solo le hará sentirse peor.

Juzgar o criticar su comportamiento

Los síntomas de ansiedad están fuera del control de una persona, por lo que pretender que deje de experimentarlos es algo poco realista. Piensa que el mayor deseo de tu familiar o amigo sería precisamente dejar de experimentar esas sensaciones difíciles, por lo que no es muy buena idea culpabilizarle por sentirse o comportarse de esa manera.

Evitar hablar del tema

Que no hablemos de un problema, puede que nos haga distraernos o no pensar en ello durante un periodo de tiempo pero nunca lo va a solucionar. Tarde o temprano nos tendremos que enfrentar a ello.  La comunicación es clave para ayudar a un familiar con ansiedad. Pregúntale cómo se siente, escúchale con atención y sin juzgar, y ofrécele tu apoyo de manera incondicional

Tomar decisiones por él o ella

Que ayudemos a un familiar con ansiedad, no quiere decir que debamos sobreprotegerle Es importante que la persona con ansiedad mantenga su autonomía y tome sus propias decisiones. No lo trates como si fuera un niño o una persona incapaz.

Obligarlo a hacer cosas que le causen ansiedad

Si tu familiar no quiere hacer algo por miedo o ansiedad, no le obligues. Necesitará con la ayuda de un profesional ir exponiéndose de manera gradual a eso que teme y que supone un reto para él o ella. Empujarle a hacer aquello que teme de una manera poco controlada, más que ayudarle, podría empeorar sus síntomas.

No compares su situación con la de otras personas

Cada persona experimenta la ansiedad de forma diferente y no hay un manual de instrucciones para la superación de la ansiedad limitante válido para todo el mundo. Respeta como se siente tu familiar y amigo porque aunque hay síntomas bastante comunes en muchas personas, la expresión de la ansiedad y las situaciones que la provocan puede variar mucho de una persona a otra.

Recuerda

No estás solo. Hay muchas personas que tienen familiares con ansiedad. Con apoyo y tratamiento, se puede aprender a convivir con la ansiedad de una manera saludable.

Recursos adicionales

Asociación Internacional de Trastornos de Ansiedad: https://adaa.org/: Esta organización ofrece información y recursos sobre los trastornos de ansiedad.

National Institute of Mental Health: https://www.nimh.nih.gov/health/topics/anxiety-disorders/: Este sitio web del gobierno de los Estados Unidos ofrece información sobre los trastornos de ansiedad en español.

MedlinePlus: https://medlineplus.gov/spanish/anxiety/: Este sitio web ofrece información sobre la ansiedad en español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *