¿Y si nos levantamos? ¡Te propongo un reto de 21 días!

De cara a ilustrar la serie de entradas que estoy escribiendo sobre herramientas para adelgazar y cómo afrontar la»operación bikini», el nuevo anuncio de Cocacola: ¿Y si nos levantamos?, me viene al pelo. 

A pesar de que no creo que los productos de la marca anunciante sean especialmente saludables (aunque reconozco que soy consumidora ocasional), se agradecen este tipo de anuncios en los que se nos invita a la acción, al positivismo y a que tengamos un estilo de vida más saludable.

Uno de los objetivos que la gente se suele plantear cuando se involucra en un proceso de Coaching es el de hacer más ejercicio para adelgazar. Las estadísticas nos muestran que en enero y febrero aumentan en un 50% los socios en los gimnasios. Sin embargo, cuando trato el tema del ejercicio con mis clientes, a menudo aparece el comentario: «Me he apuntado al gimnasio y he ido un par de días». Incluso mucha gente confiesa que ha pagado cuotas por un año o dos tentados por alguna oferta cuando finalmente abandonan al poco tiempo perdiendo una gran cantidad de dinero. ¡Parece que nuestro autosaboteador (leer entrada sobre el autosabotaje) sabe hacer bien su trabajo!

Está claro que ir al gimnasio no le gusta a todo el mundo. La clave consiste en encontrar el tipo de ejercicio que a ti te guste y que puedas llegar a disfrutar. Si lo que haces no va contigo, no seguirás practicándolo a largo plazo. 

Hay mil maneras de hacer ejercicio: caminar, nadar, bailar, correr, hacer bicicleta, patinar, tenis, yoga, pilates…Busca el tipo de actividad que puede encajar contigo y empieza a practicarla. En mi caso, me costó tiempo dar con algún deporte con el que disfrutar y ser constante. Ahora y desde hace más de un año, voy a patinar, ando en bici y voy a aquagym dos o tres veces por semana.

Fuente: crushculdesac.tumblr.com


Buscar durante las vacaciones actividades para moverse un poco es otra gran idea. Hace un par de años, pasamos unos días en Brujas con nuestro hijo Gael y aprovechamos para hacer varias salidas en bici. Bélgica es un país fantástico para moverse en este vehículo y hacer rutas. Nos encantó la que hicimos desde Brujas al pueblo de Damme. ¡Gael se nos durmió una buena parte del trayecto!

Ruta en bici de Brujas a Damme (Bélgica). Septiembre 2010


Para eliminar un hábito nocivo como puede ser el sedentarismo, hay que sustituirlo por otro que nos acerque a lo que queremos conseguir que, en este caso, sería perder peso o llevar un estilo de vida más saludable. Y para establecer un nuevo hábito, el mantenerlo en el tiempo es la clave. 

Se dice que hacen falta 21 días para establecer un hábito. En el libro «El monje que vendió su ferrari» del autor Robin S. Sharma, se menciona «la regla mágica del 21» y así habla de ella en la página 104 del citado libro:

 
…. “En su mundo, las personas instruidas creían que, para que un comportamiento nuevo    cristalice en hábito, hay que realizar esa nueva actividad.
          – ¿Qué tiene de especial esa cifra?
          – Los sabios dominaban el arte de crear nuevos y más gratificantes hábitos de conducta.      El  yogui Raman me dijo que el mal hábito, una vez adquirido, era imposible de borrar.
         – Pero tu llevas toda la noche proponiéndome que cambie mi manera de vivir. ¿Cómo voy a hacerlo si no puedo borrar ni uno solo de mis malos hábitos?
        – He dicho que los malos hábitos no se pueden borrar, pero no que no puedan ser sustituidos- precisó Julián……
         – La única manera de asentar un nuevo hábito es emplear tal energía en ello que el viejo hábito se retire por si mismo como si fuera un huésped indeseable. Este proceso se completa generalmente en veintiún días, el tiempo necesario para crear un nuevo camino neuronal……..”
 

Por tanto, 21 días serían suficientes para acoger un nuevo hábito aunque a priori nos puedan parecer una eternidad. 

Haciendo ejercicio quemas calorías, activas tu metabolismo, haces feliz a tu cerebro ya que liberas endorfinas y te pones en forma. 

Resumiendo: busca una actividad física con la que disfrutes y ponla en práctica durante al menos 21 días para que se establezca como hábito. ¿Empezamos hoy?


Fuente: sussecollection.blogspot.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *