La belleza de lo cotidiano

No es la primera vez que os hablo de la importancia de valorar lo que tenemos entre manos en cada momento. Los segundos, minutos, horas, meses y años se nos escapan a velocidad asombrosa y, por ello, para sacar el máximo partido a nuestra existencia, el poner el foco en la belleza de lo cotidiano me parece esencial.

Deberíamos dar a cada instante su valor, despertar bien nuestros sentidos para que no se nos escape ni un sólo momento bello que se nos presente cada día: un niño riendo mientras juega, un «buenos días» acompañado de sonrisa de un vecino o compañero de trabajo, contemplar un paisaje que aunque cotidiano cobre nuevo valor bajo una nueva perspectiva…Hay millones de instantes que podemos captar con sólo proponernos poner nuestro foco de atención en ellos.

El volver a reflexionar sobre este tema recurrente en el blog ha venido a raíz de ver el vídeo Postcard from 1952 del grupo de texas Explosions in the Sky. El tema de este vídeo pertenece al  séptimo albúm del grupo: Take care, take care, take care y es una postal de los mejores momentos de una época que ya que ha quedado muy atrás. A través de situaciones cotidianas y con técnica slow-motion, los directores nos dejan ver algunos instantes que quisiéramos que durarán para siempre. Esos instantes que todos vivimos y que quizás infravaloramos en su momento y que más adelante recordamos con nostalgia. 

Os dejo con este vídeo y con la reflexión de que saquéis partido a los momentos únicos que el día a día nos ofrece

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *