“Buscando a Dory” y el talento

El pasado domingo tuvimos la gran suerte de poder ir al estreno de la nueva película de los estudios Pixar: Buscando a Dory. Además de ser una aventura familiar totalmente recomendable, lo que me maravilló de esta película, al igual que de Buscando a Nemo, es el cariño con la que los creadores del film tratan las dificultades físicas y psíquicas que pueden presentar algunas personas…Bueno, en este caso animales;).

Aquí os muestro un vídeo del día de la Premiére y de la Masterclass que el Director, Andrew Stanton, impartió en Madrid el pasado lunes.

En Buscando a Nemo, el pececillo contaba con una aleta más pequeña de lo normal. Lejos de dejar que su padre Marlin le sobreprotegiera por esta condición, Nemo hace todo lo posible por demostrar que puede llevar una vida normal y enfrentarse a sus retos como los demás “niños”. En esta película, estrenada hace ya trece años, también aparecía un personaje con una dificultad psíquica (pérdida de memoria a corto plazo): la entrañable pececita Dory.

En la presentación de la Premiére de Buscando a Dori, su Director, Andrew Stanton, comentó que cuando volvió a ver “Buscando a Nemo” se quedó preocupado por Dory. De alguna manera sintió la necesidad de contar su historia, de mostrar qué había pasado con su familia y, en definitiva, de dotarle de un pasado a este tierno e irresistible personaje.

Gracias a esta inquietud de su creador, los demás podemos disfrutar de una historia en la que, como siempre, los estudios Pixar nos hacen pasar por toda la gama de emociones posibles: tristeza, alegría, ternura, expectación…Se pueden destacar muchas cosas de esta película pero además de la que he comentado anteriormente, el enfoque de normalidad con la que tratan la discapacidad física o mental, destacaría otra muy importante: la de saber reconocer el talento en cada uno de nosotros y poner el foco, no únicamente en lo que nos limita, sino en aquello en lo que sobresalimos y nos hace únicos. 

Dory tiene problemas para retener la información a corto plazo y los recuerdos lejanos aparecen de manera repentina e inconexa en su memoria. Sin embargo, tiene la habilidad de salir airosa de las situaciones por su persistencia y su forma creativa y peculiar de resolver los problemas. Dory siempre “sigue nadando”, como ella misma canturrea, a pesar de las dificultades y peligros a los que se tenga que enfrentar y ello le conduce a conseguir sus retos. Marlin y Nemo se encuentran con varias situaciones límite en la película cuando intentan encontrar de nuevo a Dory, a la que habían perdido por el camino. Y en esas situaciones hacen uso de lo que en Programación Neurolingüística se denomina “modelado”. El “modelado” consiste en conocer e incorporar en tu propia actuación las claves que hacen que una persona consiga resultados exitosos y, eso es precisamente lo que hacen los amigos de Dory. Cuando se encuentran ante un nuevo reto se preguntan: “¿Qué haría Dory en esta situación?” Valoran el talento de su amiga para salir airosa de las dificultades, intentan ponerse en su lugar para ver cómo lo resolvería y lo ponen en práctica.

Más allá de lo entretenida que pueda ser la película para cualquier tipo de público, recomiendo a los adultos que lleven a los niños a ver un film plagado de emociones y valores como: la amistad, la familia, la superación personal, el respeto, la cooperación, la tolerancia…Un film donde se muestra que las dificultades se pueden superar con valentía, creatividad y persistencia. Os dejo con el trailer:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *