Cuando el éxito no conduce a la Felicidad

Hace un par de años cayó en mis manos una película musical irlandesa que me fascinó: Once. Se trata de una película de bajísimo presupuesto pero con una sensibilidad y dulzura que te atrapa desde el primer fotograma. Cuenta la historia de un cantante, Glen, que toca su música en las calles de Dublín. Un día capta la atención de una inmigrante checa, aficionada a la música, que vende rosas …